Noticias                                                                            Buscar
Dossier: Doñana
El Parque Nacional de Doñana: informe de situación
 
DOSSIERSDELPARAISO.COM | Maria Ester PÉREZ QUIROGA | España | ANDALUCIA | SEVILLA
 
03/02/2011 - 17:32 • El Parque Nacional de Doñana es la reserva biológica más importante de España y uno de los humedales más grandes de Europa. Sin embargo, este espacio protegido ha saltado a la actualidad por la visita de la UNESCO tras las denuncias de los colectivos ecologistas sobre tres grandes amenazas a su supervivencia: el dragado del Guadalquivir para aumentar la capacidad del puerto de Sevilla, los cultivos que compiten con el humedal por el agua del acuífero y el posible oleoducto de Balboa a Extremadura, que multiplican por cuatro el riesgo de una marea negra.

El Parque Nacional de Doñana es la reserva biológica más importante de España y la mayor área protegida, ya que cuenta con 54.252 hectáreas repartidas entre las provincias andaluzas de Huelva y Sevilla.

La leyenda dice que recibe su nombre por Doña Ana de Mendoza y Silva, la séptima duquesa de Medina Sidonia, que a finales del siglo XVI se instala en este coto de caza de su marido, Alonso de Guzmán el Bueno.
 
Hoy en día en el parque se localizan tres grandes sistemas ecológicos con una amplia biodiversidad: marismas, dunas móviles y cotos, así como una importante zona de contacto. Destaca sobre todo la marisma, de extraordinaria importancia para especies de aves como lugar de paso o de cría, y la reserva de especies únicas o en peligro de extinción, como el águila imperial y el lince ibérico.

Los principales riesgos que amenazan Doñana están relacionados con la sobreexplotación del agua para el regadío a través de pozos ilegales, el dragado del Guadalquivir para aumentar el calado de los barcos que entran en el puerto de Sevilla y la construcción del oleoducto Huelva-Badajoz, que aumentaría el riesgo de vertidos de hidrocarburos en la costa de Doñana.

El Parque Nacional, junto con el Parque Natural y la Reserva Biológica constituyen las tres categorías de zonas de conservación biológica que integran el Espacio Natural de Doñana en la Comarca de Doñana. El primero se sitúa en la zona sur de la comarca y ocupa marismas y playas, así como todo el matorral que hay entre estos. El Parque Natural de Doñana, de 53.835 hectáreas, está constituido por zonas dispersas alrededor del Parque Nacional y, al igual que él, depende de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Por su parte, la Reserva Biológica se encuentra dentro del Parque Nacional y se rige por las mismas normativas pero se gestiona a través de la Estación Biológica de Doñana (EBD).

El principal reto para el futuro del territorio y de su población es conseguir que el Espacio Natural (de más de 108.000 hectáreas) y la Comarca de Doñana se administren como un espacio único, con un uso lógico y ordenado del territorio y de sus recursos.

CRONOLOGÍA DEL PARQUE NACIONAL DE DOÑANA

La declaración de Doñana como Parque Nacional se produjo en 1969. El decreto 2412/1969 del 16 de octubre incluía un total de 34.625 hectáreas en esta categoría.

La Ley de Parques Nacionales 91/1978 supuso una ampliación (50.720 hectáreas)   y reclasificación del territorio creando dos Pre-Parques y tres Zonas de Protección, y determinando la nueva composición del Patronato del Parque.

Durante los años 80 el parque recibió distintas menciones internacionales como ser declarada Reserva de la Biosfera de la UNESCO, formar parte del Convenio Ramsar de Humedales de Importancia Internacional y ser incluida en la directiva europea ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves). En 1985 el Consejo de Europa también otorga al Parque Nacional de Doñana el Diploma Europeo a la Gestión, que fue renovado en 1990, 1995 y 2000.

El 17 de diciembre de 1994, 25 años después de su creación, el Parque Nacional de Doñana fue declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Cuatro años más tarde, en 1998, tuvo lugar la catástrofe de Aznalcóllar. Tras el accidente minero, en el que se produjo un vertido de gran cantidad de residuos de metales pesados contaminantes en el río Agrio, se pusieron en marcha los planes de restauración hídrica del Corredor Verde del Guadiamar y Doñana 2005. Este preveía un programa de actuaciones de carácter global no solo con la finalidad de recuperar la situación actual en que se encontraban los ecosistemas y áreas dañadas, sino de dar una solución definitiva a los problemas pendientes en la zona, en especial en el Parque Nacional de Doñana. El programa global contemplaba una mínima intervención humana en el ámbito del Parque Nacional y un amplio plan de acción en todas las cuencas y cauces fluviales del entorno.

En 2004 se ampliaron los límites del Parque Nacional de Doñana hasta 54.252 hectáreas (Real Decreto 97/2005).

El 1 de julio de 2006 el Real Decreto 712/2006 otorga la gestión del Parque Nacional de Doñana en exclusiva a la Comunidad Autónoma de Andalucía y con el decreto 24/2007 la Junta andaluza sustituyó el Patronato de la Fundación Doñana 21, anterior órgano de gobierno del parque, por el Consejo de Participación.

Este Consejo de Participación, adscrito a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y presidido por el ex presidente del Gobierno Felipe González, es un órgano consultivo que tiene como función la coordinación entre todas las administraciones implicadas y la canalización de la intervención de los ciudadanos en la gestión del Espacio Natural de Doñana. Está formado por 60 miembros, en representación de las administraciones central, autonómica, provincial y local; el equipo de gestión del espacio natural; los agentes económicos y sociales; las universidades; los científicos y los grupos conservacionistas. Además, la Estación Biológica de Doñana (EBD), controlada por la organización ecologista WWF y perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), actúa como comisión científica del parque. La EBD se encarga de la coordinación de todos los programas de investigación a desarrollar en el Parque Nacional así como la propuesta de establecimiento y gestión de reservas científicas.

En 2011 la Consejería de Medio Ambiente propone a la Junta andaluza ampliar en 13.700 hectáreas el Parque Natural y se plantea solicitar a la UNESCO la ampliación de la superficie declarada Patrimonio de la Humanidad a la totalidad del Espacio Natural de Doñana, que con la ampliación alcanzaría las 121.000 hectáreas.

PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD DE DOÑANA: EL PLAN DE DESARROLLO SOSTENIBLE Y LA PROTECCIÓN DEL LINCE IBÉRICO

La singularidad de Doñana se debe a la gran diversidad de biotopos y especies que alberga. Además de la marisma, ecosistema que se caracteriza por su alta productividad, en este parque confluye un conjunto de unidades ambientales con flora y fauna propia. La playa, las dunas móviles y los corrales, los cotos, las numerosas lagunas y la vera, que une los distintos espacios, albergan más de 400 especies animales entre peces, anfibios, reptiles, mamíferos no marinos como ciervos, venados, gamos, la vaca marismeña o el jabalí y cientos de miles de aves. Sólo en el invierno 2010-2011 el intenso frío del norte de Europa hizo que más de 70.000 ánades invernasen en el Espacio Natural de Doñana.

Además, en Doñana viven poblaciones de águilas imperiales y linces, ambos en peligro de extinción, y especies vegetales raras o endémicas como la gramínea Vulpia fontquerana y la diminuta Linaria tursica, incluidas en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. También se están recuperando especies como el pinsapo, la malvasía o la focha moruna y se preservan 32 kilómetros de costa virgen.

PLAN DE DESARROLLO SOSTENIBLE

Para proteger la rica biodiversidad de Doñana el principal sistema es el Plan de Desarrollo Sostenible (PDS), que debe tener una duración mínima de cuatro años y  que trata de compatibilizar la protección del medioambiente con la regulación del desarrollo socioeconómico de la zona.

El Plan de Desarrollo Sostenible debe ser propuesto por la Consejería de Medio Ambiente y debe especificar propuestas para las distintas administraciones y establecer las líneas de fomento necesarias para alcanzar los objetivos establecidos por el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales y el Plan Rector de Uso y Gestión del Espacio Natural Doñana.

En 1992 Doñana se convirtió en el primer espacio protegido andaluz en contar con un Plan de Desarrollo Sostenible. La segunda edición, que el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó en diciembre de 2009, tiene por objetivo “fomentar la dinamización socioeconómica y su integración con los procesos naturales en el área de influencia del espacio natural, a fin de favorecer la vertebración de este territorio”, según las declaraciones a los medios del consejero de Medio Ambiente andaluz, José Juan Díaz Trillo.

En conjunto, el primer programa operativo del II PDS de Doñana recoge hasta 2011 un total de 92 proyectos entre los que la Junta destaca la restauración de cauces y la vegetación de riveras y el fomento de la producción integrada en la agricultura. Con el fin de dar un impulso al turismo de naturaleza también se prevén también importantes inversiones en transporte y en espacios turísticos.

Entre las críticas al proyecto la organización ecologista WWF señala que el II Plan de Desarrollo Sostenible no trata uno de los aspectos fundamentales para el parque: el agua. En concreto, aseguran que “en vez de apostarse por establecer techos y límites al crecimiento desmesurado de los regadíos en Doñana, se deja la puerta abierta a trasvases externos –la solución tradicional- de forma que se exportan problemas y se aumenta la huella ecológica de la comarca“.

Los ecologistas opinan también que en el PDS no se indica cómo se han cuantificado los límites de la capacidad de carga ni se cuestionan prácticas como el regadío del olivar o el crecimiento de la segunda residencia en algunos núcleos.

PROTECCIÓN DEL LINCE IBÉRICO

Dentro de los límites de Doñana viven más de 70 ejemplares de lince ibérico e iniciativas como el Programa de Conservación Ex-situ o el proyecto Life Lince son acciones clave para asegurar la supervivencia del felino más amenazado del mundo.

Uno de los principales riesgos que sufren son los atropellos de linces jóvenes que buscan nuevos territorios donde asentarse. Por ello, parte de los fondos de Life Lince se destinan a la construcción de cuatro nuevos pasos de fauna y al acondicionamiento de una docena de carreteras de Doñana.

La mejora de hábitat, especialmente mediante la recuperación de la población de conejos y la compactación de territorios, así como el aumento de la variabilidad genética y la sensibilización de la sociedad son los objetivos de este programa, que colabora con el programa de cría en cautividad de linces para conseguir ejemplares destinados a la futura reintroducción.

El programa de cría en cautividad Ex-situ ha ayudado a que la población de felinos de Doñana haya aumentado en 38 ejemplares desde 2003. Sin embargo, la muerte de ocho linces por una enfermedad renal posiblemente causada por un suplemento vitamínico en su dieta y la detección de otra treintena de animales enfermos ha puesto en alerta a los responsables del programa. Según la Consejería de Medio Ambiente, las medidas adoptadas desde principios de 2010 han surtido efecto y se aprecia una mejoría en la mayor parte de la población afectada, excepto en los otros ocho casos calificados como terminales.

Por otra parte, en enero de 2011 la Junta de Andalucía hizo público un nuevo plan de recuperación del lince que tiene por objetivo aumentar la población de lince ibérico en la comunidad andaluza protegiendo sus hábitats actuales y las posibles áreas de expansión. El proyecto también incluye medidas destinadas a la recuperación de otras especies amenazadas, como el águila imperial y el abeto español o pinsapo.

EL REGADÍO Y LOS POZOS ILEGALES EN DOÑANA

El mayor problema para la supervivencia de la marisma del Parque Nacional de Doñana es la sobreexplotación, en muchos casos a través de pozos ilegales, de recursos hídricos del acuífero Almonte-Marismas para el cultivo de la fresa, el arroz, la vid y el olivar.

El acuífero, del que los arroyos y la marisma de Doñana reciben el aporte hídrico en circunstancias naturales, se ve afectado por la proliferación de pozos ilegales, pero también por las transformaciones de terrenos forestales en plantaciones (a través de tala o incendios) y la construcción de infraestructuras de forma ilegal (naves, caminos forestales, etc.). Estas acciones invierten los flujos de manera que los arroyos y la marisma ceden agua al acuífero en lugar de recibirla.

El informe de WWF “Caudales Ecológicos en la Marisma del Parque Nacional de Doñana y su Ámbito de Influencia” señala que desde mediados del siglo pasado la marisma de Doñana ha perdido el 80% del aporte natural de agua debido a los 1.000 puntos de extracción ilegales que hay en la zona. Esto ha supuesto la desaparición de entre el 60 y el 80% de la vegetación que depende del agua y la disminución de las poblaciones emblemáticas más ligadas a este espacio acuático, como el avetoro común y la cerceta pardilla.

La agroindustria de la fresa y el arroz, que se han incrementado de forma exponencial en las últimas décadas, así como los tradicionales cultivos de vid y olivar, también acarrean consecuencias específicas en cada caso, como la contaminación por pesticidas en el caso de la fresa, la ocupación de marismas para el arrozal o la erosión del terreno causada por el olivar.

Para tratar de compatibilizar el desarrollo económico de la comarca y la protección de la biodiversidad, el 19 de enero de 2011 la Junta de Andalucía remitió al Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) el Plan de la Ordenación de las Zonas de Regadío ubicadas al norte de la Corona Forestal de Doñana.

El  ámbito de aplicación que abarca el proyecto comprende 64.831 hectáreas de los municipios onubenses de Almonte, Bonares, Lucena del Puerto, Moguer y Rociana del Condado. De esta superficie, el 34% se destina a la agricultura, mientras que 22.338 hectáreas gozan de algún tipo de protección ambiental y 29.900 están catalogadas como monte público.

Este plan establece que sólo hay disponible 35 hectómetros cúbicos de agua al año, uno menos de los necesarios para abastecer 9.000 hectáreas de cultivos, por lo que propone que "no se permitan nuevas autorizaciones de aguas ni superficiales ni subterráneas para regadío en las explotaciones que no estén incluidas como suelos regables".

En el documento se admite que "se desconoce el volumen real y exacto de las extracciones por la existencia de bombeos irregulares" y que es "posible que haya contaminación en las aguas subterráneas debido a la actividad agrícola" en algunas zonas.

Por ello, se establece un programa de actuaciones de emergencia para afrontar la situación en un año, entre las que estaría la clausura de todas las captaciones subterráneas que abastecen a suelos que no sean regables, que no estén amparadas por un derecho de aguas o que no superen el proceso de regularización. También propone establecer sistemas de control, especialmente en las zonas sensibles y en el acuífero del que se abastece Doñana.

EL DRAGADO DEL GUADALQUIVIR

En 2003 el Ministerio de Medio Ambiente aprobó la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de un proyecto para permitir la entrada del 90% de los buques de la flota mercante y grandes cruceros al puerto de Sevilla. El proyecto, en el que se han comprometido 383 millones de euros de inversión privada, incluía la instalación de una nueva esclusa en el puerto y la profundización del dragado del Guadalquivir pasar de los 6,5 metros de profundidad actuales a 8,5 metros.

El director del puerto, Fausto Arroyo, declaró a los medios que con el dragado y la esclusa el puerto podría crecer un 100%, mientras que la esclusa, actualmente terminada, no supondrá un crecimiento de más del 25% si no se lleva a cabo el dragado. Según las previsiones de Arroyo, se podrían generar así 17.000 puestos de trabajo.

Sin embargo, el resto del proyecto sigue paralizado porque en 2004 las lagunas de información científica en la DIA llevaron al Ministerio de Medio Ambiente a crear una Comisión Científica que debía valorar de nuevo el proyecto.

El nuevo estudio, realizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en 2010 siguiendo directivas europeas, establece que el dragado para profundizar el río Guadalquivir repercutiría "negativamente en la dinámica, morfología y biodiversidad del estuario y, por lo tanto, de Doñana".

El documento indica que el dragado no es recomendable en la situación actual dada la debilitada situación del estuario a nivel hidráulico, morfológico, tóxico y biológico. Los impactos ya existentes, como la erosión de las orillas del río, la contaminación de las aguas por vertidos o la modificación del entorno, han debilitado sensiblemente el estuario, haciéndolo más frágil ante cualquier nueva alteración natural o humana.

En un segundo punto el estudio señala que una vez puesta en marcha la gestión del estuario y realizado acciones como recuperar las llanuras mareales, reconectar los brazos del río con el cauce principal, aumentar y mejorar los aportes de caudales de agua dulce y reducir los de sedimentos, nutrientes y pesticidas, podrá volver a evaluarse la posibilidad de un dragado, iniciando un nuevo procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA).

El informe contempla también otros proyectos que pueden tener efectos negativos para el estuario y para Doñana, como la modernización de regadíos de arrozal o la urbanización y construcción de campos de golf en zonas de llanos mareales.

La intervención para aumentar el calado del Guadalquivir se someterá primero al Consejo de Participación de Doñana

Por el momento, tanto el presidente de la Autoridad Portuaria, Manuel Fernández, como la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, coinciden en la necesidad de cumplir todas las condiciones ambientales que se establecen en la Declaración de Impacto Ambiental de 2003, que exige un proyecto constructivo en el que se detallaren el tipo de estructuras necesarias, las zonas concretas de actuación y el oleaje máximo que pueden soportar.

EL OLEODUCTO DE BALBOA

El proyecto de construcción de la Refinería Balboa en los Santos de Maimona (Badajoz), promovida por el grupo Gallardo, requiere un oleoducto desde Palos de la Frontera (Huelva) hasta Badajoz, pasando también por la provincia de Sevilla. El crudo llegaría a Huelva por medio de grandes barcos petroleros (alrededor de 100 al año) que se sumarían a los 100 que actualmente llegan a la refinería de CEPSA en Huelva. Según las organizaciones ecologistas, la ejecución de esta infraestructura afectaría 14 espacios naturales incluidos en la Red Natura 2000.

Además del impacto de la obra en sí y del riesgo de vertidos a lo largo de todo el trazado del oleoducto, WWF considera “extremadamente grave”  la posibilidad de que las labores de transporte del petróleo produzcan vertidos en la costa, ya que el tráfico de petroleros llegará a ser de uno cada tres días y el régimen de vientos de la zona favorecería que un vertido llegase a la costa.

La organización advierte de que una fuga del oleoducto en un arroyo o en aguas subterráneas o un vertido de crudo en las costas de Doñana podrían suponer consecuencias fatales para el espacio protegido y para las actividades económicas de la provincia de Huelva como la pesca, el marisqueo o el turismo.

Las carencias en el proyecto presentado, como la falta de análisis de todos los riesgos e impactos negativos posibles también en el mar o un plan de vigilancia que garanticen el correcto funcionamiento de la infraestructura en términos de calidad ambiental han hecho que las autoridades solicitasen información adicional al promotor.

Actualmente el proyecto está siendo evaluado y a la espera de la Declaración de Impacto Ambiental por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

OTROS RIESGOS EN DOÑANA

Si bien los riesgos nombrados son los más relevantes, Doñana también se ve amenazada por otras circunstancias.

- La autovía Cáceres-Badajoz: el proyecto contempla una longitud de 95 kilómetros, 17 de los cuales discurrirán por el interior de la Sierra de San Pedro, un espacio protegido que cuenta con la mayor población de águila imperial ibérica de la península (20 parejas), una de las colonias de buitre negro más importantes de Europa (336 parejas) y 10 parejas de águila-azor perdicera. Además, la zona pertenece a la red Natura 2000 por dos especies prioritarias para la legislación europea: el lince ibérico y el lobo.

WWF sostiene que el trazado escogido para la realización de la nueva autovía discurre paralelo a la actual carretera Ex100, la cual registra un tercio del tráfico mínimo que justificaría su desdoblamiento, (10.000 vehículos /día) según los criterios del Ministerio de Fomento.

- El aumento del nivel del mar: el director de la Estación Biológica de Doñana, Fernando Hiraldo, considera que como consecuencia del cambio climático el nivel del mar subirá en el entorno de Doñana y provocará que las marismas dejen de ser dulces. De hecho, los científicos de la Estación ya han comprobado un aumento del nivel de salinidad en el río Guadalquivir.

- La contaminación en los ríos Tinto y Odiel: Greenpeace alerta de la contaminación que sufren los ríos Tinto y Odiel, principalmente procedente de los fosfoyesos de Fertiberia acumulados en las marismas y de los vertidos que la refinería de CEPSA tiene en Palos de la Frontera (Huelva).

- Los cazadores furtivos: en el último año, los agentes del Seprona han detenido en la comarca de Doñana a más de 60 cazadores furtivos procedentes de pueblos de las provincias de Huelva y Sevilla como Almonte, Hinojos, Bonares, Villamanrique de la Condesa o Pilas.

Jesús Vozmediano, presidente del Club Doñana, declaró a Europa Press que Doñana reúne en la actualidad un "cúmulo de amenazas como son las extracciones de agua subterránea en muchos casos a través de pozos ilegales, proyectos de centrales termosolares en las marismas, contaminación proveniente de Huelva, excesos en la agricultura intensiva, pérdida de biodiversidad o la paralización del Plan Doñana 2005 para la restauración de la marisma tras el vertido de Aznalcóllar".

TRANSFERENCIA DE COMPETENCIAS SOBRE LA CUENCA DEL GUADALQUIVIR Y EL LITORAL

En Enero de 2009 se efectuó la transferencia de las competencias en gestión de aguas de la Cuenca del Guadalquivir a la Junta de Andalucía. WWF advirtió de que esto supone la rotura de la unidad de gestión de cuenca y la pérdida de una política hidrológica nacional. De ello pueden derivar desajustes por disparidades en la gestión del agua entre comunidades autónomas y favorecer conflictos por el consumo desmesurado aguas arriba y la contaminación entre territorios aguas abajo.

En consecuencia, los ecologistas consideran que los espacios naturales protegidos y muy dependientes del agua, como Doñana, corren “serio peligro”. Por su situación en la desembocadura se agrava el riesgo de depender de las múltiples decisiones políticas que cada comunidad autónoma tomar a lo largo de toda la cuenca hidrográfica.

Por otra parte, Gobierno y Junta han formalizado en 2011 el traspaso a la administración regional de las competencias de ordenación y gestión del litoral andaluz, que será efectivo desde el 1 de abril.

Con el traspaso de esta competencia la Junta se encargará de la ubicación de los chiringuitos para adaptarse a la ley de costa y la posible ampliación de los periodos de concesión de licencias.

El traspaso también pone fin al contencioso que mantenían ambas administraciones en relación con los límites del deslinde del Parque Nacional de Doñana y contempla que la Junta participe en la planificación de las obras que competen al Gobierno central por ser de interés nacional.

LOGROS Y RECOMENDACIONES

La defensa de la integridad ecológica ha tenido importantes repercusiones tanto en el Parque Nacional de Doñana como en todo el Espacio Natural. El acuerdo para la reutilización del agua en la Mina de las Cruces, la ordenación de los tránsitos por el camino rociero de la Raya Real, la instalación de radares para el control de velocidad en puntos negros, el cierre de pozos ilegales y la instalación de pasos de fauna en las carreteras de Doñana suponen una mejora en las condiciones del territorio.

Sin embargo, la organización WWF advierte que para garantizar su supervivencia a largo plazo hay que dar prioridad a las siguientes acciones:

- La recuperación del funcionamiento natural de la marisma, restaurando las cuencas vertientes, mediante programas similares al Doñana 2005 y asegurando los caudales ecológicos.

- La mejora de la conectividad de los espacios naturales de Doñana, tanto a nivel interno de la comarca, como con otros espacios exteriores mediante una red de corredores ecológicos que permeabilicen el territorio.

- La adaptación a los nuevos escenarios que planteará el cambio climático.

- La lucha contra las especies invasoras y declarar la comarca como zona libre de eucaliptos, impidiendo nuevas plantaciones.

- Asegurar a largo plazo la viabilidad de las poblaciones de lince ibérico y águila imperial.

INSPECCIÓN DE LA UNESCO

Una delegación del Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y el convenio internacional Ramsar para la protección de los humedales visitó en el mes de enero 2011 el Espacio Natural de Doñana para realizar una inspección de las condiciones del enclave natural. La visita se programó a raíz de las denuncias trasladadas sobre su "grave situación medioambiental" por el Club Doñana, Oceana, Hispania Nostra, WWF-España, Ecologistas en Acción y organizaciones agrarias.

La inspección analizó durante tres días la gestión del espacio protegido y del entorno, así como las amenazas y las tendencias de futuro para determinar si el estado de conservación de Doñana cumple los requisitos que le hicieron merecedora de varios títulos internacionales.

Las organizaciones también demandan a la UNESCO la exigencia de la puesta en marcha inmediata de un plan de emergencias ante riesgos ambientales, ya que, según Ecologistas  en Acción, Doñana "

La primera impresión de la comisión, según Delmar Blasco, representante de Ramsar, es que las denuncias "no son de una gravedad excepcional”. Por el momento, la UNESCO ha demando al Estado que entregue una serie de informes relacionados con la gestión, la restauración de las marismas, la regulación de impactos, el estado de conservación y otra serie de cuestiones relacionadas con Doñana antes del 1 de febrero de 2011 para estudiarlos en la 35ª reunión del Comité.

Por su parte, el director de la Estación Biológica de Doñana, Fernando Hiraldo, ha sostenido que "Doñana está mejor que nunca en cuanto a conservación como consecuencia de las leyes a nivel regional, nacional y europeo".

En referencia a los problemas del regadío y el oleoducto, Hiraldo considera que "
Doñana no tiene problemas dentro, si bien lo que afecta desde fuera y no está resuelto es qué hacer con un espacio natural protegido que tiene en su contexto una superficie muy grande, en la que todo lo que se hace influye en el parque”.



 Mas Información
Dossier: Doñana
 
Noticias Relacionadas
17/04/2011 España albergará la sede de la infraestructura europea de investigación medioambiental LifeWatch
30/09/2010 Sentencia histórica por destrucción del territorio en una finca fresera de Doñana
09/09/2010 El deslinde de la playa de Doñana
 
Documentos
05/10/2010 Sentencia contra la ordenación del territorio - Finca El Avispero